Cardenal Cañizares: “Hay que respetar a Juan Carlos I si queremos tener futuro” El arzobispo de València dice que la Ley de la eutanasia "secunda directrices de un nuevo orden mundial" que lucha contra "el fantasma 'ideado' de la superpoblación con el 'remedio' de eliminar vidas"

Juan Carlos I y el Cardenal Cañizares
Juan Carlos I y el Cardenal Cañizares

El cardenal Antonio Cañizares ha vuelto a teñir de alegato político su mensaje navideño para despedir 2020 y felicitar el año nuevo. En esta ocasión ha sido para ensalzar la monarquía, tanto de la figura del rey Felipe VI como de su padre Juan Carlos I, con su prestigio cuestionado por presuntos casos de corrupción, aunque sin nombrarlo explícitamente.

En su carta a los fieles ha mostrado su apoyo al discurso de Navidad de Felipe VI, a quien califica de “¡gran rey!”, y asegura que sus palabras “fueron muy sabias” y que “sin duda las ha aprendido desde su niñez también de unos grandes maestros, sus padres a los que en justicia hemos de reconocer lo que hicieron por España y respetarlos si queremos que haya futuro”.

Por otro lado, Cañizares también ha dejado entrever un mensaje conspiranoico al asegurar que 2020 ha sido un año “tan difícil y duro, con la amenaza del nuevo orden mundial que, con todos los medios, los suyos, intenta con el espectro o fantasma ‘ideado’ de una superpoblación y con el ‘remedio’ a ese espectro de eliminar vidas, y así dominar y vencer al mundo”.

En este punto enlaza con dos de los mantras que el purpurado ha usado de ariete durante los últimos meses para cargar contra el gobierno de PSOE-Unidas Podemos, como son la Ley de eutanasia y la Ley de Educación. De la primera afirma que es una “ley inicua, perversa, criminal y asesina”; esta, junto a la ley Celaá, afirma que “secunda directrices de un nuevo orden mundial que está en contra de la libertad, la familia, la vida, la educación integral de la persona humana y a favor de ideologías y consignas para el mundo donde reine el olvido de Dios, y el hombre, sometido, sea un muñeco en manos de esos poderes infernales, y no hombres libres, críticos, conscientes y creadores, como corresponde”.

Monseñor Cañizares insta a “mostrar en vivo esta derrota de los poderes aparentes” y, al mismo tiempo, “sin demora, mostrar la victoria de Dios”. El cardenal llama a mostrarla “confiando enteramente en Dios y rezándole con ayuno y caridad, fiándose de Dios y obedeciéndole en humildad, y, entre otras cosas, además, secundando las recomendaciones y las palabras del Rey Felipe VI -¡gran rey!- en su mensaje de Navidad”.

A juicio del cardenal, las palabras del monarca “fueron muy sabias, que sin duda las ha aprendido desde su niñez también de unos grandes maestros, sus padres, a los que en justicia hemos de reconocer lo que hicieron por España y respetarlos si queremos que haya futuro”.

 

LEYES “EN FAVOR DE LA CONCORDIA”

Asimismo, se dirige a los políticos para preguntarles “por qué no estudian y aprueban leyes en favor de la concordia, de la defensa de la verdad y libertad, en favor de la defensa de la verdad y grandeza de la mujer, de la maternidad, de la educación integral y de la ecología integra, de los derechos y libertades fundamentales y de la gestión pública sin corrupción ética, en apoyo y defensa de la democracia, una ley que proteja verdaderamente a la familia, una ley de protección a los pobres, contra la pobreza estructural y endémica y de verdadera igualdad”.

Además, interpela por las razones de no pensar en una ley “en defensa de la vida en todas sus fases y situaciones, y una ley de cuidados paliativos que, entre otras cosas, la faciliten por medio de la creación de cátedras del dolor y de cuidados paliativos, obligatorias en las Facultades de Ciencias de la Salud, y aun en la enseñanza primaria y secundaria”.

“¿Por qué no piensan y aprueban, señores del Gobierno, señores diputados, una ley que regule una vida digna, un vivir con dignidad, que esto sí que es un derecho, y entonces se vería más a las claras qué es una muerte digna, un morir con dignidad, cosa que ustedes no han entendido ni entienden?”, se pregunta, y señala que esto es “a gritos o en silencio” lo que está pidiendo “con mucho, más de media España”.

El cardenal insta a los políticos a ponerse “al servicio del bien común de una vez por todas y no de sus intereses propios, ni del poder o poderes, ni de ideologías que dividen y enfrentan” y que saquen adelante leyes “con el consenso y apoyo de todos, que aúnen y no conduzcan a la ruina sino a la construcción de una nueva España con verdad y futuro”.

Monseñor Cañizares afirma que eso es lo que espera y pide para 2021. “A ver si alguien me hace caso. Espero que sí, porque no soy ni utópico, ni ilusionista, ni sueño despierto, porque soy realista como persona de fe, tengo los ojos muy despiertos y veo la realidad y los aspectos que nos hacen falta”, afirma.

Sé o primeiro en comentares!

Deixa un comentario