El comité de expertos no descarta “un confinamiento de duración corta” Los expertos proponían cerrar los interiores de la restauración y limitar la apertura de los comercios no esenciales

Imagen de una mujer confinada
Imagen de una mujer confinada

El comité de expertos de Salud no descarta un confinamiento de corta duración en la situación más grave, tal y como hacen otros países de Europa. Es una de las conclusiones del último informe que  presentó ayer el gobierno catalán y que se prevé que sea transmitido al gobierno español.

Así, en caso de que las medidas propuestas no fueran suficientemente efectivas, se propondría este confinamiento corto si la transmisión comunitaria estuviera descontrolada y excediera las capacidades de respuesta del sistema sanitario.

Acelerar la vacunación o ampliar el uso del certificado covid

En la situación actual, los expertos proponen una serie de recomendaciones muy claras: acelerar la vacunación de terceras dosis , administradas a los grupos con mayor riesgo de escape vaccinal y pérdida de protección en el tiempo y también a quienes pueden presentar mayor riesgo de complicaciones o requerir hospitalización.

También se recomienda ampliar el uso del certificado COVID , facilitar el acceso a las pruebas de antígenos y revisar la cuarentena de los contactos estrechos . También dicen que es necesario activar los mecanismos necesarios para que otros grupos de profesionales puedan apoyar el programa de vacunación.

“Salir de casa sólo si es estrictamente necesario”

Coincidiendo con la llegada de comidas y reuniones familiares, también recomiendan reducir las reuniones en el ámbito público a un máximo de cuatro personas ; limitar las reuniones en el ámbito privado sólo a grupos de convivencia y salir del domicilio sólo por necesidad ; y evitar los espacios cerrados en los que se desarrollan actividades incompatibles con el uso de la máscara y donde coincidan muchas personas a la vez.

También recomiendan fomentar el teletrabajo o favorecer turnos escalonados de trabajo y la entrada escalonada del público en ámbitos laborales en los que se preste atención directa al público. Para evitar aglomeraciones, también recomiendan promover el transporte en bicicleta o a pie y aumentar la frecuencia de horarios en el transporte público para garantizar un empleo lo más bajo posible y evitar viajar en horas puntos excepto para realizar actividades esenciales.

Por otra parte, el comité asesor recomienda una estrategia de comunicación a la ciudadanía que se focalice en la importancia de estar vaccinado por completo, incluyendo la tercera dosis a los grupos que ya pueden recibirla; aislar los casos positivos o reforzar el sistema de diagnóstico de casos y de rastreo y seguimiento de contactos, además de reforzar la capacidad de monitorización molecular.

Recetas para frenar la sexta ola: el confinamiento es la última alternativa y el pasaporte covid, insuficiente

Con la variante ómicron, más transmisible, expandiéndose por la calle y la presión asistencial al alza —la atención primaria alerta de la saturación y los ingresos hospitalarios por covid se han triplicado en un mes—, los sanitarios piden más medidas urgentemente.

El 15,5% de las camas de cuidados intensivos en España ya están ocupadas por pacientes con covid —hay 7.501 pacientes hospitalizados, 1.442 en la UCI—, pero hay cuatro comunidades y una ciudad autónoma con más del 20% de ocupación. La situación es especialmente compleja en Cataluña, donde ya hay un 30% de plazas de críticos llenas de enfermos con covid y el sistema sanitario ha comenzado a suspender o aplazar actividad quirúrgica y consultas no urgentes.

Hay que evitar el colapso asistencial, insisten los expertos. Y ya están yendo “tarde” para frenar la nueva ola, lamenta Alberto Infante, profesor emérito de Salud Internacional de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III: “Ya advertimos de que las Navidades serían amargas y enero muy malo. Es triste tener razón. Ahora, de aquí a final de año, todo lo que hagamos será poco relevante”. La suerte ya está echada para los próximos días. Los efectos de las medidas empezarán a verse dos semanas después de aplicarlas y no todas son igual de viables, fáciles de ejecutar o tienen el mismo efecto en este contexto epidemiológico.

No es fácil, de hecho, evaluar el impacto de cada medida. Primero, porque suelen confluir varias restricciones a la vez y también influye el entorno, el momento epidémico, la cobertura vacunal o el grado de adherencia a estas medidas.

Un estudio publicado en la revista Nature modelizó el impacto de cerca de una veintena de restricciones en Europa tras la segunda ola —para ellos, entre agosto de 2020 y enero de 2021— y apuntó que el cierre de bares y cafés o la clausura del ocio nocturno “tuvo un gran efecto en la transmisión”: redujo la velocidad de transmisión del virus —la Rt, que mide a cuántas personas contagia de media un positivo— un 12%.

Asimismo, el cierre de lugares de ocio y entretenimiento como zoológicos, museos y teatros tuvo un efecto más pequeño, reza el estudio. Según un informe técnico del Ministerio de Sanidad, otro estudio británico centrado en la ola entre octubre 2020 y con proyecciones hasta marzo de 2021 calculó que medidas como el toque de queda o la limitación de reuniones reducían hasta un 2% la transmisión, mientras que el cierre de restaurantes y ocio rebajaban la transmisibilidad un 10% y el confinamiento total con colegios abiertos, entre un 22% y un 32%.

El semáforo covid, el documento con los indicadores de riesgo actualizados para evaluar la evolución de la epidemia, sitúa a más de media España en alerta alta por covid, pero no contempla restricciones asociadas a esta situación. Cada comunidad decide. He aquí un análisis de algunas de las propuestas que se están aplicando o ya se pusieron en marcha en algún momento de la pandemia:

Confinamiento estricto. El cierre de toda actividad no esencial funciona: limita la movilidad y la interacción social y bajan los contagios. Pero el precio a pagar es muy alto, valoran los epidemiólogos consultados. Y en términos jurídicos, sin un paraguas como lo fue en su momento el estado de alarma —que luego el Tribunal Constitucional tumbó—, complejo de aplicar. Para Juan Antonio Sanz Salanova, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), “es la medida más rápida y eficaz para reducir los contagios, pero es difícil de soportar en términos sociales y económicos”. Además, en plena campaña navideña y con la fatiga pandémica que arrastra la población, Infante agrega: “En este punto, no estamos en condiciones de plantear un confinamiento estricto”. Y coincide Mario Fontán, portavoz de la Sociedad Española de Epidemiología: “El escenario actual no requiere un confinamiento estricto”

Toque de queda. Es una de medida que planteó este lunes Cataluña. Eficaz para reducir la movilidad, pero compleja de aplicar en términos jurídicos. Implica limitar la libre circulación, un derecho fundamental. Esto significa que requiere el aval de la justicia para poder plantearlo. Infante recuerda, no obstante, que esta medida “ha tenido una suerte judicial variable” y no siempre ha contado con el beneplácito de los jueces cuando lo han pedido. Eso sí, agrega que es una restricción “eficaz y fácil de vigilar su cumplimiento por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”. Sanz Salanova advierte, no obstante, de que en anteriores fases de la pandemia con el toque de queda en marcha, muchas personas se saltaron la restricción con reuniones privadas en las casas.

Sé o primeiro en comentares!

Deixa un comentario