El coronel que destapó al Rey Juan Carlos: “Es un depredador sexual” "Mujer que veía se quería acostar con ella, se acostó con 5000", relata el militar

Juan Carlos I
Juan Carlos I

Son pocos los nombres que se han conocido de las amantes del Rey Emérito. Tanto, que es complicado recabar más de cinco nombres del tirón. Sin embargo, la cifra de mujeres que se relacionan con Juan Carlos I no deja de crecer. Si hace un mes la lista era de 1.500, la lista actual ronda las 5.000.

Así lo asegura Amadeo Martínez Inglés, coronel retirado del Ejército, que narra en su libro Juan Carlos I. El rey de las cinco mil amantes (Chiado Editorial) las aventuras extramatrimoniales del monarca. Según cuenta, ha costado mucho que el libro viera la luz, ya que aunque hubiera muchas editoriales interesadas en su investigación, ninguna se ha atrevido a publicarla

En una entrevista a El Español cuenta los secretos más íntimos de Juan Carlos I. “Le contaba todo a todo el mundo. Disfrutaba contando las amantes que tenía. Por eso pueden salir estas cosas ahora porque si hubiera sido un mudo no se conocerían”, dice.

“Un día estaba navegando por Internet vi que un tal Andrew Morton había publicado un libro muy exitoso donde se mojaba y decía que el rey había tenido contacto con 1.500 mujeres. Una cifra que también recogió Pilar Eyre en otro libro. Lo leí y me hizo mucha gracia porque pensé que se habían quedado muy cortos. El señor Andrew no conoce lo que son los Borbones. Un Borbón bien alimentado, bien servido, con dinero y con todo el tiempo libre del mundo… tiene muchas más“, dice explicando cómo decidió ponerse a contar la vida sexual del Rey.

En su destino en la Academia de Zaragoza recibía información del Emérito. “Tenía todos los servicios de inteligencia de Franco encima. Cualquier cosa que hacía ya estaba transmitido por todos los canales y a los dos minutos lo tenía Franco encima de la mesa. Se tenía información exhaustiva de él. Se sabía con quién se acostaba, cuándo, dónde y hasta los nombres de las chicas con las que iba”, cuenta destapando un secreto: “Allí tenía un picadero. También se iba a los prostíbulos de la zona“.

“Este hombre utilizaba todos los servicios del Estado, sobre todo el Ejército, para correrse sus juergas”, dice Marínez Inglés aludiendo a que los españoles tienen que saber las juergas que se corría el Emérito explicando que tenía un helicópero para poder escaparse. “Fue una tarea muy trabajosa de conseguir porque tuve que investigar en todos los servicios de Defensa e Interior para ver que habían pagado, por ejemplo, de fondos reservados a Bárbara Rey. Estuve muchos meses y descubrí que habían sido 500 millones de las antiguas pesetas (3 millones de euros)”, cuenta.

Sin embargo, Juan Carlos I no ha estado siempre vigilado. Bajo la orden de Franco, los servicios secretos españoles dejaron que en su viaje de novios (de un año de duración) no tuviera espías. Aunque avisa: “Seguro que ella lo pilló con alguna camarera por ahí porque al volver del periplo su matrimonio ya había fracasado. Incluso se corrió la voz de que se querían separar, pero Franco dijo que no solo no se separaban sino que quería un heredero pero ya.” Según cuenta, en ese tiempo las aventuras del Rey bajaron la intensidad.

También, el coronel explica por qué la reina ha aguantado las infidelidades del Emérito. “Quería a toda costa que su hijo fuera rey. Por eso ha pasado por carros y carretas. Peñafiel siempre dice que ha sido una gran profesional, pero yo también creo que tiene un poco de cinismo porque la ha humillado miles y miles de veces. Su peor época es cuando le hicieron rey. Ahí se despendoló”, expone

La famosa pillada, orquestada por la Reina Sofía

Muchas veces se ha contado ya que la Reina Sofía pilló a Juan Carlos en una finca de Toledo con Sara Montiel mientras cazaba, pero el coronel explica que no es cierto que fuera por sorpresa. “Ella sabía que este hombre se escapaba todas las noches y se presentó en Toledo, sabiendo que estaba allí para dejarlo en ridículo. Para marcar territorio”, dice.

“Un depredador sexual”

Pese a hablar largo y tendido de las mujeres del Rey, en muchos casos  Amadeo Martínez Inglés da solo las iniciales. Explica que no es por miedo. “Soy militar”, dice. Si no por evitar que “alguna persona empiece a viajar por los platós para sacar dinero a mi costa después del trabajo de investigación que me ha costado como historiador que soy”. “Siempre ha sido un depredador sexual. Mujer que veía se quería acostar con ella”, argumenta.

Respecto a las parejas de Juan Carlos I, el coronel explica que hay tres mujeres que han marcado al Rey: Corinna, de la que ha estado muy enamorado, Bárbara Rey, con la que estuvo 15 años casi de continuo y de la que “se atrevía a ir a su chalet” y Marta Gallá, una mujer a la que quería, pero que “la veía muy poco”.

Felipe VI no sigue los pasos de su padre

Tras ser preguntado por la vida íntima de su hijo, el coronel es claro: “No. Y mira que he querido sacarle también algo, pero solo ha tenido novias oficiales. No se ha corrido ninguna juerga noctruna y he intentado averiguarlo por todos los medios”, cuenta aludiendo a su matrimonio. “Desde que se ha casado en absoluto. No se atreve porque los pantalones reales los lleva Letizia. Seguro que ésta no hubiera actuado como su suegra. Ésta lo planta y se queda tan tranquila”, zanja.

Sé o primeiro en comentares!

Deixa un comentario