Las cifras del presupuesto: Giró anuncia 38.000 millones de gasto en espera de la CUP Giró presenta unas cuentas que contemplan la gratuidad del P-2 y un incremento de recursos para los departamentos de Salud y Educación

Imagen de Giró en el Parlament
Imagen de Giró en el Parlament

En medio de la incertidumbre por la decisión que tomará la CUP este fin de semana, el gobierno ha aprobado hoy el presupuesto. Las grandes cifras de las cuentas son un gasto récord, en términos absolutos, de 38.139 millones y la previsión de destinar casi tres de cada cuatro euros (un 74,6%) a ámbitos sociales. 

Las cuentas, así, incorporan un incremento del gasto de 5.618 millones (un 17,3%) respecto a los últimos que se aprobaron, los de 2020. Es una dotación que el ejecutivo califica de histórica y con la que pretende garantizar las recursos para la lucha contra la pandemia y contribuir a la vez a avanzar en la reactivación económica y social. Pero son previsiones, partidas y objetivos que no han convencido a los anticapitalistas, que critican, entre más, que el porcentaje de gasto para la atención primaria respecto al total para salud no llegue al 25%.

Sin embargo, hay un incremento de 1.456 millones en el departamento de Salut y otros 1.009 en el de Educación, incluyendo la previsión de fondos extraordinarios. De hecho, la conselleria de Salut crece un 15% y la de Educación un 17,8%. 

Pero el departamento que más crece proporcionalmente es el de Igualdad y Feminismos, de nueva creación, seguido de Acció Climàtica, que recibe los ingresos finalistas de los impuestos medioambientales y parte de los Fondos Next Generation.

 Y es que el incremento de gasto se debe, en parte, al volumen de estos fondos, que el ejecutivo cifra en 2.142 millones. Los departamentos que más se beneficiarán serán los de Salud, Derechos Sociales y Educación. Además, las inversiones en el conjunto del sector público deben llegar el próximo año hasta los 3.951 millones, una cantidad que casi doblaría la prevista en las anteriores cuentas.

El consejero de Economía, Jaume Giró , ha entregado el proyecto a la presidenta del parlamento, Laura Borràs , y lo ha presentado después a los principales agentes económicos y sociales. Entre las actuaciones que destaca el ejecutivo, está la gratuidad de la educación infantil de 2 a 3 años para los niños de las guarderías públicas y concertadas, con 90 millones de euros que cubrirían el tercio del gasto de cada plaza que corresponde a las familias o la reducción de los ratios en P-3.

El presupuesto incluye 291 millones de inversión en educación, con la continuidad de más de 4.400 profesionales en todas las etapas educativas, y destina 36,6 millones para ayudas de comedor y transporte escolar, aparte de 246,8 millones para implementar un plan de educación digital.

En cuanto a salud, las principales actuaciones que destaca el gobierno son 585 millones de inversión y otros 500 millones para hacer frente a la pandemia, en un año en que el gobierno español no ha previsto continuar sufragando el fondo Covid-19 estatal. 

También incluyen 17.663 dotaciones de personal sanitario, 68,9 millones para la atención primaria, y otros 26,6 millones en inversiones en salud de atención primaria y atención especializada. Ahora bien, el gasto efectivo en salud ha superado especialmente el presupuestado el año pasado y éste como consecuencia de la pandemia, por lo que se complica la comparación entre el último presupuesto aprobado y el de este año. El gobierno prevé rebajar progresivamente las partidas dedicadas a combatir el coronavirus pero incrementando las del sistema general. La estimación que hace el gobierno es que crezca un 4,

El presupuesto incorpora una partida de 22,8 millones a un plan de choque para la formación profesional, y las políticas de vivienda alcanzan los 749 millones de euros en total. En concreto, el Ejecutivo se compromete a destinar 141 millones en la ampliación de 3.300 pisos del parque público de viviendas de alquiler social. También se prevén cuatro millones para poner en marcha el plan piloto de la renta básica universal pactado con la CUP, y 500.000 euros para el arranque de la energética pública también reivindicada por los capitalistas, que acusan al ejecutivo de impulsarlo la con retraso. 

Además, las cuentas aumentan en 70 millones la financiación de las universidades públicas, además de 120 millones para políticas de eficiencia energética. Por otra parte, las cuentas incorporan un incremento de 85,2 millones en el departamento de Cultura, que alcanza los 385 millones con el objetivo de acercarse progresivamente al 2% del presupuesto. También aumenta en cuatro millones el gasto para las delegaciones del gobierno en el exterior.

El ejecutivo prevé dar el jueves la luz verde a la ley de medidas fiscales y financieras que acompaña a las cuentas y estudia, aún, cómo revertir la sentencia del Tribunal Constitucionalcontra la rebaja del IRPF en las rentas más bajas incluidas en las últimas cuentas. 

El ejecutivo subraya que no ha incrementado la presión fiscal, con excepción de la aplicación de los tributos medioambientales incluidos en la ley del cambio climático. El gobierno recaudará 160 millones por el impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos y otros 155 por lo que grava las instalaciones que afectan al medio ambiente. Sin embargo, en la práctica esperan un incremento de la recaudación tanto de los impuestos propios como los cedidos, en parte por las buenas previsiones económicas. 

Respecto a estos últimos, por ejemplo, prevé un aumento del 35,9% de la recaudación del impuesto de sucesiones, en un contexto de incremento de la mortalidad por la pandemia. Por el contrario, el volumen de los recursos provenientes del sistema de financiación se reduce en 978 millones,

El presupuesto contempla 1.487 millones de euros de déficit, el equivalente al 0,6% del PIB, después de que la tasa de referencia de este año haya sido del 1,1 (2.597 millones). La Generalitat, por último, prevé reducir del 36% al 33,8% la deuda sobre el PIB.

Sé o primeiro en comentares!

Deixa un comentario